Víctor y su pasión por Ciencia en Acción.

Víctor Ciencia en AcciònVíctor es un chico muy curioso, que siendo más niño aún, amaba ver a la Bruja Cachavacha haciendo pócimas en su enorme cacerola de la cual salía muchísimo humo, humo que a Víctor le atraía e intrigaba.

De ahí, que amaba hacer mezclas en la cocina, a la hora de la siesta cuando todos en su casa dormían, para conseguir ese humo fascinante.

Tanto le apasionaba que no era capaz de darse cuenta de todo el desastre que armaba en la cocina, lo cual hacía que su mamá se enojara y lo obligara a ordenar y limpiar hasta dejar todo prolijo como a ella le gustaba.

Pese a eso, Víctor seguía intentando una y otra vez, sin lograr conseguir replicar ese humo tan ansiado.

Víctor es un alquimista de alma, no porque busque la fórmula del oro sino porque le encanta mezclar cosas y sorprenderse con los resultados.

Siendo más chico le encantaba hacer burbujas y como no tenía burbujeros, cada vez que llegaba del colegio preparaba agua con detergente en un vaso y sacaba las llaves de los distintos armarios para usarlas de burbujeros con la promesa, no siempre cumplida, de devolverlas a los muebles correspondientes.

Víctor creció y se convirtió en un investigador. Combinó su pasión por las burbujas con su amor por las mezclas y así, le dio vida a su amiga: Maruja, La Burbuja.Maruja La Burbuja

Víctor también tiene otra amiga: Clarita, con quien comparte la pasión por las ciencias y quien lo ayuda a poner en acción todas sus ideas.

Ahora que ya conocés a los personajes de Ciencia en Acción, te invitamos a que les preguntes todo lo que quieras, ellos, estarán felices de recibir tus consultas.

¿Sabés qué es el “paresómetro”?

kids in lab¡Seguramente sí! Es el instrumento que utilizamos para confirmar las cosas basados en lo que nos parece,  por eso, carece de rigurosidad alguna.

Más de 20 años dedicados a la educación, no me dejan mentir: a los chicos les cuesta mucho justificar sus respuestas e ideas con teorías y/o investigaciones, se les dificulta ser precisos, un claro ejemplo de ello es que suelen escribir largas respuestas vacías de contenido.

Por eso ya es hora de dejar el paresómetro atrás. ¿Cómo?  Educando en Ciencias. El ejercicio en las ciencias experimentales es una herramienta clave para revertir esta realidad:

– Porque nos educan en la verdad,

– Porque son la excusa perfecta para estimular  el trabajo en equipo, la resiliencia y, a la vez,

– Nos ayudan a adquirir habilidades como la corroboración de ideas para las cuales necesitamos desarrollar procedimientos, poner a prueba nuestras hipótesis  y manejar variables.